podrán

podrán cortar todas las flores;

siempre habrá un hombre semilla.

a 1 ?

miércoles, abril 21, 2010

MI CARRO.

Mi muy querido vecino Eulogio tenía un carro como éste; en él, y en su trillo, pasé los mejores momentos de mi infancia subido en el pescante -aún recuerdo cuando traíamos la paja desde la era y él, como casi todos los campesinos, llevaba un pañuelo anudado al cuello con el fin de que la fastidiosa paja no le entrase en el tronco-; estos carros se construían en una carpintería situada en el arrabal casi frente a la subida a las Piedras del Obispo; a su puerta siempre había una gran cantidad de leña utilizada en la carpintería; nosotros utilizábamos aquel montón como castillo.



No hay comentarios: