podrán

podrán cortar todas las flores;

siempre habrá un hombre semilla.

a 1 ?

martes, octubre 19, 2010

EL LENGUAJE COMO SISTEMA FRACTUAL (DETERMINACIÓN DE LA REGLA O ALGORITMO FRACTUAL SUBYACENTE EN LA FORMACIÓN DE LOS ELEMENTOS LINGÜÍSTICOS) Copyright© Antonio Mateos Martín de Rodrigo Dedicatoria - Prólogo - Índice




(DETERMINACIÓN DE LA  REGLA  O ALGORITMO FRACTUAL SUBYACENTE EN LA FORMACIÓN DE  LOS  ELEMENTOS LINGÜÍSTICOS)
 
Copyright© Antonio Mateos Martín de Rodrigo
ball.gif



Portada
bullet02_red.gif
Dedicatoria
bullet02_red.gif
Prólogo
bullet02_red.gif
Índice
bullet03_blue.gif
PARTE 1
bullet02_green.gif
Capítulos 1-4
bullet02_green.gif
Capítulos 5-8
bullet02_green.gif
Capítulos 9-12
bullet02_green.gif
Capítulos 13-16
bullet02_green.gif
Capítulos 17-19
bullet03_blue.gif
PARTE 2
bullet02_green.gif
Capítulos 1-2
bullet02_green.gif
Capítulos 3-4
bullet02_green.gif
Capítulos 5-6
bullet02_red.gif
Bibliografía


2 comentarios:

HOLA dijo...

Si todo puede reducirse a un sistema fractual, ¿tú también estás hecho de fractuales?, ¿y de qué color son?, ¿son como un caleidoscopio, o como una guerra de papelitos de colores?...

Antonio Mateos Martín de Rodrigo dijo...

Efectivamente todos estamos hechos de sistemas fractuales, hecho que determina nuestra especial singularidad
y hasta nuestra propia belleza real; y es que para que existamos, tó o yo, apenas si se necesita nada - bueno Dios todo lo hizo de nada-.
Verás: los sistemas fractuales explica la evolución o los cambios de la naturaleza por pequeñas causas, casi nimias pero por la necesidad de equilibrio la estructura, como si fuera de goma, se estira pero no se rompe. Y si se rompe surge otro ser similar pero más evolucionado.
Y ahora respuesta como poeta:
El conflicto es el padre de las criaturas: a unos ha hecho libres y a otros esclavos: yo vengo de dos colores , el blanco y el negro; ambos tiran de mí hacia la noche y hacia la luz; cuando me tiran del alma ésta se inflama y se ve roja, de los golpes que le dan; cuando tiran de mi cuerpo éste adquiere los colores del ambiente porque se mimetiza con ellos ya que la luz parece sombra y la sombra disimula ser luz.
Pero la lucha no sólo es disputa, también es comunidad y nada viene a ser si no es por el enfrentamiento, unas vecres cara a cara, otras veces miembro a miembro...
Y en la confrontación está la más bella armonía que lo que se opone se une.
No obstante, en confianza, yo creo sistemas fractuales de nata y chocolate, de merengue y cabello de ángel y la gama de mis colores es muy amplia: caleidoscópica, guerra de papelinas de colorines, una mirada de frambuesa, una caricia de antojos, un sueño de ilusiones, etc.