podrán

podrán cortar todas las flores;

siempre habrá un hombre semilla.

a 1 ?

sábado, febrero 07, 2009

HISTORIA DE UN NIÑO...


era un niño que veía cómo tras los visillos el día siempre era de una claridad agradable, meridiana, perfecta; pero cuando abría la puerta para disfrutar de él el frío reinante le helaba el cuerpo, también el alma. - Adiós, decía el niño, y prometía que nunca más abriría aquella puerta. Pero aquel niño todos los días se situaba al alba tras los visillos y todos los días veía un día de una claridad agradable, mediriana, perfecta... heladora.

No hay comentarios: