podrán

podrán cortar todas las flores;

siempre habrá un hombre semilla.

a 1 ?

lunes, diciembre 14, 2015

RECONSTRUCCIÓN IDEAL DEL MARTYRIUM O BASÍLICA PARA EL TÚMULO O TUMBA DE SANTA EULALIA. (Con algunas notas para que en el futuro no se malinterprete esta construcción). Antonio Mateos Martín de Rodrigo



A don Antonio Bellido Almeida, Rector de la Basílica de Santa Eulalia en su último año de Parroquiado.


Estado actual del Martyrium o Basílica Martirial de Santa Eulalia actualmente con la denominación oficial de “Basílica Menor” por privilegio de S.S. Francisco.

Tras la subrepticia recogida del cadáver de Santa Eulalia por manos anónimas de cristianos emeritenses, su cadáver ha sido ocultado en un lugar inimaginable.
        
         Aunque los cristianos ya no tienen desconsuelo por ser triturados entre los dientes de las bestias o reducidos a cenizas por el fuego, la Iglesia también les garantiza la Resurrección en ausencia de los huesos, continúa la piadosa costumbre de procurar a toda costa su enterramiento.

Por ello no les importa afrontar los más grandes peligros ni realizar los gastos más onerosos como ha sucedido en la recuperación del cadáver de Santa Eulalia.

Una vez los restos en su poder las mujeres han lavado estos, ahora sagrados despojos, y besándolos y abrazándolos con amorosa piedad los han cubierto con los perfumes más suntuosos; por último los han envuelto en una dalmática de oro y púrpura.

Para ellos y ellas los restos martiriales tienen la alta consideración de Reliquia y creen firmemente que son, a decir verdad, un eslabón benefactor entre los creyentes y el propio Dios, al haberse Éste manifestado a su través durante el Martirio.
        
         Los buenos momentos, los de la Paz definitiva, sucederán a partir del año 313 de nuestra era; entonces el Emperador Constantino decreta un Edicto de Tolerancia religiosa y de Restitución de los Bienes Confiscados a los cristianos.

Y es en este momento cuando es dado a conocer a los cristianos emeritenses que los restos mortales de la Virgen y Mártir Eulalia fueron ocultados en el interior de la ciudad, tras sobornar a los soldados que custodiaban su cuerpo sobre el ecúleo o cruz para que se pudriese y, mientras tanto, alimentase a las alimañas.
        
         Los responsables de este soborno habían decidido que el lugar más seguro era el menos esperado y lógico: el interior de la ciudad. Las leyes romanas prohibían bajo gravísima pena enterrar difuntos en el interior de la ciudad. 

Uno de ellos, apenas significado como cristiano,  propuso utilizar como lugar de enterramiento clandestino su propia casa; para ello desecó la cisterna de las aguas llovedizas, lugar que nunca levantaría sospechas.

Y la entrada en la ciudad sería fácil por una puerta, entonces, secundaria, la que en el futuro dará a la Calle Santa Eulalia, y que, mucho antes, en época visigoda, pasará a ser la puerta y calle principal de la ciudad; será en la época en que el Cristianismo ya impere como Religión Oficial y se constuya un nuevo Martyrium o Basílica Martirial más amplia y acoja holgadamente a los peregrinos africanos, hispanos y galos.

         Los cristianos de Mérida han decidido, ya a mediados del siglo IV, erigir un nuevo sepulcro para los restos de Eulalia, buscando un lugar alejado de las necrópolis idolátricas en donde situar el Cementerio del que su túmulo o tumba será el núcleo inicial; entonces era ya costumbre arraigada de los cristianos enterrarse alejados de los idolátricos y de sus necrópolis.



  Recreación del primer Martyrium o primera Basílica Martirial que, en su momento inicial estaba rodeado de enterramientos similares.
        
         Para cubrir el sarcófago de Eulalia los cristianos emeritenses erigen una pequeña iglesia o basílica martirial dedicada a Dios “in memoriam” de Santa Eulalia.




Restos del Martyrium o Basílica martirial de Santa Eulalia.

En estos momentos el emperador Constantino está construyendo una basílica aún más grande y grandiosa  sobre la tumba de San Pedro.

En la construcción del “Martyrium” o Basílica Martirial los cristianos emeritenses han tomado un lugar situado en las afueras de Augusta Emérita, lugar próximo al río Barraeca: la razón es bien sencilla: es el lugar en donde el cuerpo Eulalia, tras su muerte en el Foro Municipal,  fue expuesta para su pudrición y ser pasto de los animales, colgada en el ecúleo.

Además, cerca de este lugar no hay tumbas idolátricas ya que aquí no hay calzadas próximas.

El Obispo Liberio ha recibido la visita de unos legados pontificios que le comunican las reglas teológicas de construcción a las que habrán de atenerse fielmente los artesanos que intervienen -la jerarquía romana es muy estricta en el uso de los símbolos y, al parecer, han existido problemas entre los arquitectos y las autoridades cristianas que pretenden dirigir la obra religiosamente “punto por punto”-.

Estas instrucciones cabales se les comunicarán, sin más explicaciones, a los artesanos locales del mármol, de los mosaicos  y de la albañilería, no todos cristianos. En los títulos o contratos se le han especificado a los maestros hasta los más mínimos detalles; al musivario Dexter, además, se le ha recordado que debe controlar la perfección de todos los mosaicos aportando sus mejores trabajadores y sus propias manos; además no podrá firmar la obra y en su lugar escribirá “ecclesia fratum” es decir, “obra erigida por la asamblea de los hermanos de Santa Eulalia”; no obstante, Dexter situará su firma en forma de “graffiti” en el altar. 



Dexter ha encargado una rica y lujosa colección de materiales a sus tesselarius (cobrarán 65 denarios por día); son teselas de entre 9 y 12 mm3.; sus variedades son blanco y negro de origen calizo, rojo claro y rojo vinoso, amarillo de cuarcita y verde; también dispone de cuarcitas procedentes de los alrededores de Augusta Emerita y de Borba-Estremoz junto con teselas de pasta vítrea para matizar los detalles.

Estos materiales transforman el suelo del ábside en un prado cuajado de rosas que se arrebolan con las tonalidades de mil flores según el diseño que el Obispo Liberio le ha entregado a los musivarii (éstos cobrarán 75 denarios).

En el centro de los varios mosaicos que rodean el sarcófago de Eulalia se repite como figura animada una paloma  con una rama de olivo.

Los mosaicos serán trazados según el gusto de la antigüedad romana clásica siendo notables por la variedad y la elegancia de sus compartimientos y de sus entrelazados.

Esta es la primer basílica martirial de las Hispanias, entonces denominada martyrium;  pero también se va a dar la circunstancia que será edificada como la primera iglesia de las Hispanias; a su vez en ella será introducido, por vez primera en las Hispanias, el altar fijo sobre el túmulo o tumba.

         Como quiera que la comunidad cristiana es aún pequeña -Augusta Emerita está fuertemente paganizada y aún existe miedo a una involución- el templo que se alza es una pequeña necrópolis que alberga el sarcófago de Eulalia y en donde es posible la asamblea de los aún escasos fieles, unos setenta u ochenta, que celebrarán en su interior el Dies Natalis o del Natalacio Celestial que es la conmemoración del martirio, el 12 de febrero, y que posteriormente será trasladado al día 10 de diciembre.

Maqueta de los restos del martyrium o basílica de Santa Eulalia junto con los de la segunda basílica.

La iglesia o basílica, erigida “en memoria”, es decir, “como recuerdo” de Eulalia, tal cual han indicado los legados pontificios, tiene forma de barco; en sus partes este y oeste se han levantado dos atrios con mármoles procedentes de Borba-Estremoz; el del oeste está dotado de cuatro pórticos que separan el templo de los ruidos del exterior; en el centro de su área o patio se ha construido una fuente; los “penitentes de primera clase” apoyándose en los canceles bajos que cierran los intercolumnios de los pórticos, contemplan el juego de las aguas; a ellas  se acercan para “lavarse no sólo el rostro, también sus pecados”-es una construcción que, posteriormente sería sustituida por la pila del agua bendita-; sus hermanos que “han cometido crímenes mortales” o pecados graves deben permanecer sólo en el patio del atrio.

Para ambos, como penitentes, es el “narthecio”; también para los peregrinos a su llegada.

El “area” del “atrium” recibe la denominación de “ortus” o “pomarium” porque está formado por un jardín en el que se han plantado los tres árboles simbólicos del Paraíso.

En un futuro lejano, por estos árboles, alguien interpretará que la tumba de Santa Eulalia se encontraba al descubierto, a la intemperie, bajo las  agresivas inclemencias del tiempo emeritense…

Es el atrio o patio el símbolo del Paraíso Terrenal en contraposición con  la Basílica que simboliza el Paraíso Celestial.

Esta primera Basílica de Santa Eulalia se compone de una sola nave más el ábside o ecclesiae  absis.

Su primera piedra, cúbica, fue colocada el día 21 de marzo tras comprobar el punto que señalaba el nacimiento del Sol y el lugar del Paraíso.

No todos pueden entrar en el interior y participar de los misterios; los catecúmenos, los “energúmenos”, los judíos, los penitentes y los paganos han de permanecer en el nartecio y sólo podrán escuchar los himnos y la prédica del obispo que, ocasionalmente, delega en algún presbítero.

El “aula” o “naos”, con cubierta a dos aguas, se divide en dos zonas; en la de atrás, llamada “matronaeum” o “pars mulierem” se congregan las mujeres y en la anterior o “andrón” los hombres.

En el “matronaeum” también se sitúan los niños y las niñas; éstos de Emerita serán los primeros en el orbe cristiano en participar activamente de la liturgia con motivo del Dies Natalis o conmemoración de su Martirio. 


Los niños emeritenses serían, al parecer, los primeros en formar parte de la Liturgia en todo el orbe cristiano a través de las conmemoraciones de los días martiriales de Santa Eulalia.

A continuación de la “naos” se encuentra el ábside o “bema”; simboliza el Cielo, la morada de Dios; y bajo su altar los cristianos veían las almas de los mártires; por eso en este martyrium o basílica martirial van a situar el túmulo de santa Eulalia bajo el ábside.


En el centro, martyrium o basílica martirial de Santa Eulalia, a los lados futura ampliación.

Sin duda, este conjunto de la nave que avanza hacia puerto seguro -el Paraíso o Ábside- forma uno de los  símbolos más impresionantes y bellos de la nueva Religión; sintetiza toda la experiencia vital del cristiano que considera la tumba como un puerto no en concepto de que fuese un lugar de reposo para el cuerpo, sino porque el alma, agitada hasta allí por las inconstantes olas de esta vida mortal, encuentran en el sepulcro el término de sus vicisitudes y su entrada en la ciudad eterna, la Jerusalén celeste -pero la Disciplina del Secreto, aún vigente, no permite que todos los cristianos y arquitectos conozcan el alcance de estas disposiciones y simbologías-.

La “naos” y el “bema” o ábside están separados por la “solea” y rodeado de un “peribolo” o cancel; en su parte central hay una puerta; delante de esta puerta se encuentran los ambones  o púlpitos, al norte el de la Epístola, al sur el del Evangelio.

La “solea” o coro es la primera parte del “bema”; está destinada a los subdiáconos y clérigos menores que cantan los salmos; a sus lados se encuentra el “secretarium”, luego llamado “sacristía”(en el “secretarium” denominado “diaconicum” los diáconos guardan los utensilios sagrados y en el “gazophylacium” se depositan las ofrendas que llevan los fieles).

A continuación de la “solea” se encuentra el “bema” propiamente dicho, rodeado por una verja metálica a la que se accede por una puerta; es  este el santuario en que se celebra el sacrificio de la Eucaristía; generalmente se encuentra cerrado por cortinas.

El “bema”, santuario o presbiterio tiene forma semicircular que recibe, por su techumbre, la denominació de “concha”. A su alrededor se encuentran los asientos de los diáconos; al fondo en un plano elevado se sitúa la “cátedra” del Obispo; desde este lugar puede ver y ser visto; desde aquí pronuncia las homilías.

En el centro del ábside se encuentra un cimborrio coronado por una cruz y rodeado por candelabros situados en el suelo e incensarios y una pequeña piscina en la que el oficiante lava sus manos y los vasos sagrados; sobre él se observan numerosas  lámparas suspendidas de la bóveda, como si de un cielo estrellado se tratase; bajo el cimborio se halla el sepulcro de Eulalia; es un altar con forma de sarcófago cuadrangular, levantado sobre el nivel del suelo.

El altar, para evitar que el polvo ensucie las reliquias, está cubierto por un lienzo de lino, en ocasiones de un rico tapiz; ambos se denominan “circitorium”.

Sobre el altar se colocan guirnaldas y coronas de flores naturales porque los cristianos pretenden mantener la sensación de una primavera perpetua en el templo terrestre de Dios erigido a sus testigos; en realidad los cristianos de ahora consideran que las Tumbas de los Mártires son escaleras hacia el Paraíso Celestial; de aquí que los mosaicos que rodean el sepulcro de Eulalia representen un jardín delicioso que expresa la gloria de que disfruta en el Cielo.

La idea de que el Ábside representa el Paraíso Celestial lo confirma su mosaico; en él aparece Jesucristo rodeado de sus Apóstoles; en la parte inferior del mosaico se ven los edificios de la Jerusalén Celeste.

El sarcófago de Eulalia  es de mármol y ha sido construido en Roma; en él los escultores han trabajado con  pasión  artística y eficacia técnica.

En su costado izquierdo han representado a dos ciervos bebiendo de un “cantharus” que aquí sustituye al agua de los ríos paradisíacos; los dos ciervos simbolizan  a los cristianos que beben el “agua” bautismal o de la regeneración; sobre el “cantharus” se encuentra la figura de un cordero, símbolo de Jesucristo, dispensador del “agua de vida”.

En el costado derecho se ve una imagen que aparece repetida en las escenas martiriales; es Daniel entre los leones, sumisos en su presencia;  representa este artificio escénico la indiferencia del alma frente a los peligros del mundo que nada pueden contra ella.
        
Los artistas han dudado si en vez de Daniel hubiese convenido esculpir la figura de Noé saliendo del arca o los tres hermanos Azarias, Misael y Ananias saliendo indemnes del horno de Nabucodonosor; pero han creído que la representación del horno puede dar lugar a que el futuro se interprete mal el suplicio de las teas o de las antorchas que ha sufrido Eulalia en el Foro.

Y, es que a los romanos de este tiempo no nos gustan los hornos dentro de la ciudad que, además, por pura higiene, están prohibidos.

En su lateral posterior situado frente a la cátedra del obispo vemos en su zona central al “Buen Pastor”, Jesucristo, que lleva una especial “oveja” sobre sus hombros: Eulalia. A sus lados, separados en grupos por columnas recubiertas de pámpanos, se representa a Jesucristo rodeado de una multitud de fieles que escuchan sus palabras; a su lado los artistas han representado una escena de banquete que simboliza la plenitud del Paraíso Celestial.

En el lateral del sarcófago que da el frente a los fieles los artistas romanos han esculpido en bajorrelieve una de las escenas de su martirio (ha pasado el tiempo en que se evitaban  las escenas martiriales, por pudor); suspendida Eulalia en la cruz dos torturadores o carnífices le aplican el suplicio asesino de las teas a sus costados mientras que sobre la cruz se eleva hacia los cielos su alma en forma de nívea  paloma.



El alma de Eulalia, en forma de nívea paloma, marcha hacia Dios.

El mensaje de este símbolo es el mismo mensaje que contiene su sencillo epitafio: “EVLALIA IT AD  DEVM”, es decir: “EULALIA, SE FUE CON DIOS”.

Publicado en revista EULALIA, nº 20, de la Asociación de la Virgen y Mártir Santa Eulalia, 2015.



No hay comentarios: