podrán

podrán cortar todas las flores;

siempre habrá un hombre semilla.

a 1 ?

miércoles, junio 17, 2015

SANTA EULALIA DE MÉRIDA EN EL REINO ASTUR-LEONES, A MODO DE PINCELADA. Antonio Mateos Martín de Rodrigo

SANTA EULALIA DE MÉRIDA EN EL REINO ASTUR-LEONES, A MODO DE PINCELADA.

Antonio Mateos Martín de Rodrigo.

A Paco Rejas Gijón, eulaliense sobresaliente, in memoriam.



Son las 14 horas y 21 minutos del día 29 de agosto de 2014 cuando llego frente a la catedral de León.


Fachada y lado de la Epístola de la Catedral leonesa.


Voy en busca de una posible imagen de Santa Eulalia.

Una vez en el interior de la denominada “Pulchra leonina” o “bella leonesa” pregunto a los responsables de su seguridad; tras consultar sus bases de datos me dan una respuesta negativa.

Altar mayor de la catedral leonesa.
Sin embargo, tras localizar el coro en el que se trazaba algún centenar de imágenes de todas las épocas cristianas, decido hacer un recorrido por ellas a través del vídeo y de grupos de imágenes para con más tranquilidad visualizarlas posteriormente.

Grupo de imágenes del coro de la catedral leonesa.

Afortunadamente, mi amigo Joaquín Sevilla Calderón, con mejor vista, vio en una de aquellas figuras el nombre de nuestra ciudad; tras el aviso corrí nuevamente hacia el coro y, como bien mereciese la pena la posible regañina, salté la prohibición de acceder a los asientos de los canónigos; descubrí, entonces, que la figura era la de Santa Eulalia.

Figura de Santa Eulalia de Mérida en el coro de la catedral de León.



Pero allí no estaba escrito su nombre latino, Eulalia, ni el más usual en astur, leonés o castellano, Olalla, sino una de sus variantes en lengua gallega:



Es decir: Santa Baia de Mérida.

Santa Baia de Mérida.

¡Eureka¡


No obstante mi periplo eulaliense en la ciudad de León, que sustituyó a Oviedo como capital del antiguo reino de Asturias y le dio nuevo nombre al nuevo reino, no terminaba en la catedral leonesa; por la tarde nos allegamos al Conventual de San Marcos de León de la Orden de Santiago de la Espada.

Complejo de la Orden de Santiago en León: a la izquierda el Conventual y a la derecha la Iglesia.

La Iglesia de este complejo de la Orden de Santiago fue “de hecho” la Iglesia de Santa Eulalia de Mérida aunque en León. 
Iglesia de San Marcos de León, Iglesia capitular “de hecho” de la Orden de Santiago.  
Altar mayor de la Iglesia de Santa Eulalia en Mérida, Iglesia Capitular “de derecho” de la Orden de Santiago.

Y lo fue “de hecho” en tanto que nuestra basílica emeritense ya sólo continuaría siendo “de derecho” la  Iglesia Capitular de la Orden de Santiago; por ello cuando la Orden de Santiago se reunía en los Capítulos santiaguistas en esta Iglesia del Convento de San Marcos de León el Vicario de Santa Eulalia, es decir, su Párroco, ejercía de Portero.

Este malfecho comenzó a suceder desde un aciago día en que un rey aragonés de nombre Fernando y de sobrenombre el Católico decidió resituar el Convento de San Marcos y a su Prior en la ciudad de León.

Y es que, no por casualidad sino, acaso, por la diligencia de los ángeles buenos de la Historia eulaliense, la figura de Santa Eulalia siempre está en algún plano de las capitales asturiano-leonesas desde Canga de Onís, la primera capital asturiana.

Iglesia de Santa Eulalia de Abamia en donde el rey Pelayo estuvo enterrado varios siglos junto con su esposa; en este lugar dio la batalla de Santa Olalíes, una batalla más creíble que la de Covadonga y que puso fin al dominio emiral en el norte de España.



O en Pravia, la segunda capital astur.



Iglesia de San Juan Evangelista de Santianes, lugar en el que el rey Silo depositaría los restos de Santa Eulalia tras rescatarlos de nuestra ciudad dominada por los musulmanes.



Y Oviedo la tercera capital:


Santa Eulalia regando los maizales asturianos, puerta principal de la catedral ovetense, en donde se conservan los restos rescatados por Silo.


En la ciudad de Mérida a 3 de noviembre de 2014.

Publicado en la Revista EULALIA de la Asociación de la Virgen y Mártir Santa Eulalia de Mérida, 2014.


No hay comentarios: