podrán

podrán cortar todas las flores;

siempre habrá un hombre semilla.

a 1 ?

martes, mayo 13, 2008

MI SÍNDROME DE DIÓGENES: LOS DESPROPÓSITOS.


Acaba de comenzar a llover y tras asomarme a la ventana del patio para comprobarlo he sentido una fuerte necesidad de solidarizarme con las nubes.
Pero yo no vertería mis lágrimas por aliviar la sed del planeta y ni siquiera por aliviar a la tierra del peso de los pecados del hombre -los peores pecados son los de la tierra, los del mar y los del aire (nunca los de carne)-; yo vertería mis lágrimas por poner un bello telón de despedida entre sueño y sueño, entre un despertar al alba o un aturdimiento a la tarde.
Si la lluvia limpia la atmósfera las lágrimas limpian el alma sin necesidad de frotarla con algofifa o papel de estraza.
Yo soy, y aún tengo todos mis sentidos colocados en su lugar para poder decirlo cuerdamente, un hombre feliz, muy feliz.
Sé que el Árbol y sus Manzanas están, engañosamente, al alcance de mis dientes porque desde hace milenios vivimos en paralelo -creo que nos establecieron in principio como modelo de las rectas que nuncan se cruzan ni, incluso, parecen cruzarse en el infinito (se dice que por buscarnos - y para no borrarnos- creamos hasta las líneas más retorcidas)-; por ello todos los días tomo para mis pulmones un puñado más de hechos que no sucederán o de sucesos que no tendrán tiempo ni lugar; y encargo, entonces, a mi sangre que distribuya todos esos deseos por todos los rincones de mi cuerpo; por ello no sólo en las rinconeras de mi alma se acumula ¡cuán¡ cúmulo de historias imposibles que no sé si ya padezco de un singular síndrome de diógenes.

No hay comentarios: