podrán

podrán cortar todas las flores;

siempre habrá un hombre semilla.

a 1 ?

viernes, abril 18, 2008

¿QUIÉN ESCRIBE LA HISTORIA?


La pregunta, que supongo retórica, es de Antonio Vélez Sánchez, que es ex alcalde de Mérida.
Consecuentemente la Historia será la de Mérida.
Pero antes de entrar en detalles situémosnos.
Tengo una visión y versión lingüística de la Historia; consecuentemente considero la Escritura de la Historia como una Oración por Activa, Pasiva y Reflexiva; por Activa la escriben los reyes, papas y emperadores con sus primos e iguales y similares; por Pasiva la escriben el pueblo llano y allanado por el peso, el paso y el reposo de los de arriba al que habría de sumarse el paso, el peso y el repaso de toda su caballería; por último por Reflexiva la escriben los Historiadores.
En Mérida, a día de hoy, la Historia la escriben muchas gentes y muy diversas; y como si de un aquelarre de historiografía procesual se tratara no hay quien no aporte algo o más; y hasta por Activa aporta el pueblo llano y allanado y por Reflexiva quienes no pertenecen a la casta tecnócrata y endogámica.
Pero que entre todos estos historiadores haya historiadores que escriban la Historia con efectos post-retroactivos, sinceramente me extraña: Ya se escribirá la Historia, efectivamente. Pero a su tiempo. Que nadie pretenda hacerlo antes, porque no estaría avalado de argumentos transparentes. Y no sería creíble.,
dice Antonio Vélez Sánchez
N.B. Fuera de este grupo o casta sí pudiera haber Historiador -yo lo juraría- que haya fabricado una increíble Historia de su Vida a base de documentos reales vacíos porque como dijo aquel los papeles son muy sufridos y él es muy positivista comtiano... - claro que quien hace tantas trampas cae en alguna de ellas-.
De todas maneras el libro que sobre el arqueólogo emeritense Maximialiano Macías Liáñez va a publicar ya mismo José Caballero Rodríguez, historiador emeritense descastado, mostrará la realidad siempre eterna de los arqueólogos emeritenses.
Apuesten por quiénes aportan más humanas miserias -los arqueólogos ninguna-.

No hay comentarios: