podrán

podrán cortar todas las flores;

siempre habrá un hombre semilla.

a 1 ?

martes, abril 17, 2007

CARTAS A MI BLOG: DE VUELTA A LA INVESTIGACIÓN "SERIA".



Desde que comenzé contigo tenía casi en suspenso los trabajos de investigación más "pesados" y es que, ante tus irresistibles posibilidades, novedades y encantos...; pero ya bien satisfecho de tus placeres y regularmente conocedor de todos tus más interesantes recovecos... creo que ha llegado la hora de retomar mis investigaciones más "serias" y "pesadas".

Desgraciadamente he tenido que renunciar a ofrecerte mis "INTALACIONES ARITMOGEOMÉTRICAS" que hubieran
sido una auténtica gozhada u otras versiones sobre las intimidades de la Lengua Griega...
(alguna no obstante aparecerá el día más imprevisto y en curiosa relación con la lengua de Homero)

J.A.B.D. viéneme insistiendo, con el cariño del amigo y la severitas del maestro, que no te dedique tanto tiempo y que me concentre en esas "pesadas" investigaciones...

Por supuesto tiene razón; esto de tí es mucho y más pero también, como diría Paul Eluard, "existen otros mundos" y en este caso "no están en el tuyo".

Por cierto un exquisito bloguero como José Ignacio quiere acabar el suyo; es una pena por que Jose Ignacio es un buen y fino escritor.

Una de mis pesadas investigaciones que me reclaman, ¡como no podría ser de otra manera¡ es Santa Eulalia de Mérida y decasitodoelmundo, ahora como ¡la primera reina blanca de África¡


No, no, aunque dicho con mi acostumbrado jolgorio cuando trato de asuntos graves y serios en extremo, es este de santaeulaliafricana un asunto o affaire muy serio que va a sacarle a más de uno los colores (metodológicos, religiosos, folclóricos, catalanistas,...).


Y es que no podemos fiarnos ni de la propia Historia... (Y aún dicen que los de Letras somos menos inteligentes que los de Ciencias).


El otro asunto es un trabajo sobre la Historia de Calamonte; fue J.A.B.D., unos de los mejores expertos en historia cuantitativa emeritense y extremeña, quien me lo insinuó; pero yo no veía clara la cuestión además de mi ya vieja y severa apatía hacia la historia calamonteña; sin embargo estamos ya de enhorabuena: a la vez siguiente de la enésima vez de reemprederlo ya he concebido una urdimbre suficiente del trabajo. Servirá para desarrollar como Teoría una vieja Hipótesis sobre la singular especificidad de los Concejos de la Orden de Santiago y, entre ellos el de Mérida, respecto a los Concejos de Realengo medievales situados en la actual Extremadura.


Y es que pocas veces, entreverados geográficamente, pudieron darse tantas diversidades que, a poco que se tengan en cuenta sus principios rectores -escasamente considerados en la historiografía- nos encontraremos ante OTRA HISTORIA MODERNA, al menos, DE MÉRIDA.


Y todo ello porque MIRO la Historia de Mérida también desde la Historia de Calamonte y, lógicamente, la VEO desde otras perspectivas; pero esencialmente porque yo no hago ascos ni desprecios a nada, "objetivamente", humilde o impertinente.

Tampoco me niego a lo que puede transformarse en un ente complejo; y es que la complejidad, en cuanto portadora de dificultades, me motiva...; puede uno enfrascarse en sus delicias tanto en el período de resolución como tras su consumación.

No hay comentarios: